miércoles, 27 de enero de 2016

Envoltini de pavo con espinacas, nueces y roquefort




Ingredientes:

4 filetes finos de pechuga de pavo
Medio puerro
1 calçot o cebolleta
150 g de espinacas frescas
75 g de queso roquefort
Un puñadito de nueces
Sal y pimienta

Preparación:

Cortamos el puerro y el calçot en brunoise y los rehogamos en una sartén con aceite. Añadimos sal. Cuando estén transparentes, añadimos las espinacas. La manera más fácil de trocearlas es cogiendo puñaditos y, haciendo una bola con ellas las cortamos en juliana.

Cuando las espinacas hayan perdido volumen, añadimos el queso desmenuzado para que se integre con las verduras mientras se funde. Añadimos las nueces partidas en trozos grandes, damos unas vueltas y rectificamos de sal en caso necesario. Reservamos.

Cortamos unos trozos de papel de aluminio. Ponemos encima de cada lámina de papel el filete de pavo, a lo largo, lo salpimentamos y lo aplastamos con un rodillo si es muy grueso. Colocamos el relleno justo en el centro del filete. Envolvemos haciendo un rollito con ambos lados de la carne y nos ayudamos con el papel para cerrarlo. Apretamos mientras enrollamos y doblamos los extremos hacia adentro como si hiciésemos un paquete. De esta manera, evitamos que se salgan los jugos durante la cocción.

Colocamos los rollitos sobre la bandeja del horno, a 200º en posición intermedia y durante 25 minutos aproximadamente.

Notas:

Cuidado al sacarlos del horno y abrirlos porque el vapor quema mucho. Conviene esperarnos un poco para manipular con tranquilidad. Podemos acompañarlos de una salsa césar o tzatziki.


Sugerencias de Maridaje (José Ramón Alonso Martin)

Nos situamos ante un plato en el que domina la carne blanca (pavo) pero con más concentración de sabor de lo normal por dos motivos: el tipo de cocción (horno) y el relleno (que posee un ingrediente potente: el queso roquefort). En general la carne blanca nos permite mucho juego y muchas combinaciones de éxito siempre que evitemos vinos muy estructurados o excesivamente tánicos. Un vino seco con suficiente frescura (acidez medio-alta y donde domine la fruta ligera) tanto en blanco como en tinto puede acompañar perfectamente. Hoy viajamos a Galicia para buscar esa frescura.

· Leirana Finca Genoveva 2013
Bodega Forja do Salnés (Comarca de Salnés, Meaño/Pontevedra)
Estilo: Blanco con crianza
DO. Rias Baixas (subzona O Salnés)
U: 100% albariño (12M en fudres usadas de roble francés de 2500l sobre sus lías, sin bâtonnage)
Precio Aprox.: 16€
Tª de Consumo: 8-11ºC
El viticultor Rodrigo Méndez mantiene con prestigio la historia de una familia que siempre ha cuidado al máximo sus elaboraciones. A raíz de sus colaboraciones con el enólogo Raúl Pérez ha desarrollado blancos y tintos de libro, alcanzado unas calidades incuestionables que le han convertido en una referencia. Finca Genoveva es un albariño enorme que combina la frescura, verticalidad e intensidad de un albariño joven y honesto con la complejidad, untuosidad y volumen de una crianza inteligente y respetuosa con la variedad. Membrillo, frutas de hueso, manzanilla y elegantes tostados que unidos a una latente salinidad y un gran equilibrio conforman un blanco de guarda que aconsejo tomar con al menos dos años de botella.



· Eidos Ermos tinto 2012
Bodega Luis Anxo Rodríguez Vázquez (Arnoia/Ourense)
Estilo: Tinto ligero
DO. Ribeiro
U: Brancellao, Caiño, Garnacha Tintorera, Ferrol
Precio Aprox.: 11€
Tª de Consumo: 12-15ºC
Otro elaborador que trabaja y promueve las variedades autóctonas de su región haciéndola cada vez más grande e interesante. `Eidos Ermos` es un caudal de fruta, especialmente roja ácida pero acompañado de balsámicos y hierbas aromáticas (eucalipto, romero), especias, notas herbáceas y florales (violeta). Su capa media nos adelanta que estamos ante un vino especialmente fresco, fácil, ligero, mineral y persistente. Un vino muy expresivo que se acaba antes de empezar la comida.
 









No hay comentarios:

Publicar un comentario