martes, 25 de julio de 2017

Helado de coco


Ingredientes:

200 ml de leche entera
200 ml de nata para montar (35% m.g. o superior)
200 ml de preparado a base de coco y agua
100 g de azúcar
60 g de coco rallado
1 c/s de miel
Heladera

Preparación:

En un bol mezclamos todos los ingredientes y removemos en frío hasta deshacer el azúcar. Tapamos el bol y lo refrigeramos en nevera durante 2 horas aproximadamente.

El cuerpo de la heladera es muy importante que haya estado al menos 24 horas en el congelador. 
 
Montamos la heladera, la ponemos en marcha y vertemos la mezcla que teníamos en la nevera. Mantecamos durante 1 hora. Pasado este tiempo, vertemos el helado en un recipiente hermético y lo llevamos al congelador. 

Cuantas más horas repose, mejor. Yo lo probé aproximadamente al cabo de 6 horas y la textura ya era perfecta.

Notas:

Es un helado cremoso y que a pesar de no usar azúcar invertido, solo la miel, no cristaliza (como me ha pasado en otros caseros).

Podemos usar leche de coco si no encontramos el preparado que os indico, pero a mí me gusta más este porque tiene una consistencia más espesa que la leche y le va muy bien a los helados. De esta manera, suple a la materia grasa de la nata, en caso de que no encontremos nata con un porcentaje superior al 35% de m.g. (que no es fácil).

Es posiblemente el helado más fácil del mundo ya que no necesitamos ni batidora, ni fuego. Solo remover a mano y una heladera. Podemos sustituir esta, utilizando el método tradicional aunque más costoso, que consiste en ir sacando cada 2 o tres horas el helado del congelador, e ir moviendo hasta conseguir la textura adecuada (podéis ver muchos vídeos de este modo en internet).


Aquí falta la nata





No hay comentarios:

Publicar un comentario