lunes, 15 de agosto de 2016

Helado de chocolate


Ingredientes:

300 ml de leche entera
200 ml de nata para montar
25 g de cacao en polvo
85 g de chocolate postres para fundir
2 yemas de huevo
100 g de azúcar
2 c/p de miel
1 pizca de sal

Heladera

Preparación:

En un cazo ponemos a calentar la leche y la nata. Añadimos el cacao en polvo y removemos para disolverlo. Troceamos el chocolate y lo añadimos a lo anterior removiendo sin parar y evitando que la mezcla hierva. Muy importante que no hierva. Añadimos una pizca de sal.


En un bol blanqueamos las yemas con el azúcar junto a las dos cucharadas de miel. Lo añadimos a la mezcla anterior, removemos bien y apagamos el fuego.

En un tupper vertimos la masa y dejamos que se atempere. Pasado este tiempo, lo metemos en la nevera durante unas horas para que enfríe bien.

Sacamos el cuerpo de la heladera, que lo habremos enfriado en el congelador durante 24 horas. Vertemos la mezcla y mantenemos mantecando durante unos 45 minutos.

Pasado este tiempo, volvemos a verter la masa en un tupper y dejamos enfriar en el congelador durante 4 horas mínimo.

Notas:

La pizca de sal potencia el sabor del chocolate. La miel actúa a modo de azúcar invertido para evitar que cristalice el helado.


lunes, 1 de agosto de 2016

Coca de tomate de Castelló



Ingredientes para una bandeja de horno:

Para la masa:
1 vaso de aceite de girasol
1 vaso de cerveza
1 pizca de sal
1 pizca de pimentón de la Vera
Harina

Para el relleno:
Tomates
Cebolla
1 diente de ajo
3 huevos duros
2 latas de atún
1 pimiento asado
Piñones tostados
Semillas de sésamo y amapola
2 hojas de papel de horno

Preparación:

Empezamos mezclando los ingredientes de la masa en un bol. Añadimos la harina y la vamos incorporando a tandas con una cuchara de madera. La masa nos indicará si hace falta más harina o no. Esto lo sabremos cuando se separe de las paredes del bol y la podamos manejar bien con las manos sin que se nos pegue. Ahora tenemos que trabajar la masa encogiendo y estirando y dando golpes contra la encimera. De esta manera, cuando la estiremos, no se encogerá. Una vez trabajada, la separamos en dos mitades. Una que nos servirá para la base y otra para la tapa.

Hacemos una salsa de tomate. Sofreímos la cebolla cortada en brunoise y un ajito trinchado. Incorporamos el tomate cortado en dados o triturado y añadimos una cucharadita de sal y otra de azúcar. También las especias que nos gusten, en mi caso, comino, curry, orégano y pimienta molida. Reservamos.

Asamos el pimiento y lo cortamos en tiras. Hervimos los huevos. Freímos los piñones sin añadir aceite, moviendo para que no se quemen.

Una vez templada la salsa de tomate, le añadimos el atún escurrido del aceite, los huevos cortados a trocitos, las tiras de pimiento y los piñones. Removemos bien.

Sobre un papel de horno, estiramos una de las bolas de masa, lo más fina que podamos de manera que cubra casi por completo la bandeja del horno. Hacemos lo mismo con la mitad de masa que nos queda y sobre otro papel.
Sobre la masa que tenemos en la bandeja, vertemos y repartimos el relleno dejando dos centímetros de masa libre por todo el borde. Cubrimos con la masa que teníamos extendida y, ayudándonos del papel para transportarla, la despegamos. Juntamos y enrollamos los bordes hacia adentro. Espolvoreamos el sésamo y las semillas de amapola por toda la superficie.

Con el horno previamente recalentado a 180º, colocamos la bandeja en posición intermedia y horneamos durante 40-45 minutos.