lunes, 13 de octubre de 2014

Caracolas de sobrasada con miel y queso




Este es un aperitivo bueno, fácil de hacer y que requiere muy pocos ingredientes. ¿Habéis probado la mezcla de sobrasada con miel?

Ingredientes:

1 Lámina de hojaldre, mejor si es rectangular
Sobrasada
Queso fundente
Miel
1 huevo batido
Semillas de sésamo y amapola

Preparación:

Desdoblamos la lámina de hojaldre sobre su propio papel de envoltorio.
Extendemos la sobrasada por todo el hojaldre, regamos con unos hilos de miel y colocamos las lonchas de queso sobre toda la superficie, sin que se solapen. Desde uno de los extremos más largos del hojaldre, enrollamos haciendo un rulo y ayudándonos del papel hasta el otro extremo, apretando ligeramente. Envolvemos el rulo en su papel y lo dejamos enfriar en el frigorífico durante una hora aproximadamente.
Sacamos de la nevera, lo pincelamos con el huevo batido y espolvoreamos las semillas por encima.
Con un cuchillo de buen filo, cortamos las caracolas del mismo tamaño aproximadamente y las colocamos sobre papel de horno tumbadas y ligeramente separadas unas de otras.
Con el horno precalentado a 200º, en posición intermedia y con calor arriba y abajo, introducimos nuestros rollitos y los horneamos durante unos 22 minutos o hasta que veamos que empiezan a dorarse y que el queso empieza a asomar.
Sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla o sobre la encimera de la cocina.

Notas:

Es muy importante no abrir el horno durante su cocción, pues el hojaldre tiende a bajar. Cuanto mejores sean la sobrasada y el queso que usemos, más ricas estarán.
Al día siguiente y aunque hayan perdido un poco su textura crujiente estarán igualmente buenas. Resultan un aperitivo o merienda exquisitos. Es una receta que podéis hacerla con vuestros niños… ¡les encantará lo de extender y espolvorear!


No hay comentarios:

Publicar un comentario