lunes, 1 de septiembre de 2014

Bizcocho de nata y nueces


Este bizcocho tiene un delicioso sabor mantecoso y una textura firme. Además de las nueces, podéis añadirle también unas gotas de chocolate.

Ingredientes:

400 ml de nata para montar
3 huevos grandes
1 medida de azúcar
2 medidas de harina normal (ni de repostería ni de fuerza)
1 sobre de levadura química
la ralladura de un limón

15 nueces





Preparación:

La peculiaridad de esta receta es que vamos a echar la nata en una taza grande, de manera que nos quepan los 400 ml y después usaremos ese mismo recipiente hasta donde ha llegado la nata, para medir el resto de ingredientes. Así, cuando digo una medida será la misma cantidad de nata y cuando digo dos, será justo el doble.

En un bol grande echamos los huevos, la nata, el azúcar, la harina y la levadura y batimos bien con ayuda de la batidora de mano. Nos quedará una masa homogénea y espesa. A esta masa añadimos la ralladura de limón si os gusta su sabor (cogemos un limón, lavamos bien su piel y rallamos solo la corteza, sin llegar a la parte blanca porque amarga) y las nueces, en trozos no demasiado pequeños y mezclamos bien.

Enharinamos el molde donde vayamos a hornearlo o colocamos una lámina de teflón o papel de horno y echamos la masa. Dejamos reposar en el frigorífico durante unos 20 minutos. Mientras, precalentamos el horno a 180º arriba y abajo. Una vez transcurrido este tiempo, lo introducimos en él en la altura intermedia y horneamos unos 50 minutos o hasta que veamos que la superficie está dorada.

Notas:

No abráis el horno en los primeros 20 o 30 minutos ya que esto impide que el bizcocho suba. Podéis comprobar si está hecho pinchando con una brocheta de madera justo en el centro y si sale limpia, sin restos de masa, es que ya está. Yo utilicé un molde rectangular de 22x29 centímetros.
Espolvoreamos por encima azúcar glas que podéis hacer vosotros mismos, simplemente triturando azúcar blanco refinado. Un truco para que las nueces no se vayan al fondo del molde, consiste en embadurnarlas con un poco de harina en un colador y con unos ligeros golpecitos les quitamos el exceso de harina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario