sábado, 9 de agosto de 2014

Croquetas de jamón y setas


Ingredientes:

1/2 cebolla
50 g de mantequilla
2/3 bolsa de setas  de temporada (o en su defecto, congeladas)
40 g de jamón
500 ml de leche entera
60 g de harina
1 cucharadita de sal
Pimienta recién molida
2 huevos
pan rallado

Sofreímos la cebolla picada finamente en la mantequilla. Cuando esté transparente, añadimos las setas y las dejamos confitar durante unos 15 minutos. Salpimentamos e incorporamos el jamón cortado a taquitos. Pasado este tiempo, añadimos la harina y la cocinamos bien en la mantequilla. Una vez tostada, vamos echando la leche caliente y removemos al mismo tiempo. Sacamos del fuego y pasamos por la batidora. No hace falta que lo dejemos puré, es agradable también encontrarte algún trocito de jamón o seta cuando las comes. Volvemos a incorporar la mezcla al fuego y mantenemos cocinando lentamente durante unos 15 minutos más.

Vertemos la masa en una bandeja plana. Cuando la masa empiece a enfriar, la taparemos con papel film, bien adherido a la misma sin dejar huecos y dejaremos reposar en la nevera durante unas horas o, mejor, de un día para otro.

Espolvoreamos la superficie de trabajo con harina, vamos echando porciones de la masa, más o menos iguales y les damos forma. Las pasamos por el huevo batido y el pan rallado, por este orden y freímos en freidora o en abundante aceite caliente (temperatura adecuada para los fritos 180º, o lo que es lo mismo, cuando la miga de pan burbujea con alegría), controlando y dando vueltas para que no se quemen.

NOTAS:

También podemos utilizar para rebozarlas panko, que es un pan japonés de venta en tiendas de alimentación especializadas, cuya textura es más gruesa que la del pan rallado común y con el que quedan muy crujientes los rebozados.

Las podéis congelar y freír directamente al sacarlas del congelador, sin necesidad de esperar. Están buenísimas como el primer día. Yo las puse en recipientes herméticos, alineadas y sin amontonar, así saco cada vez las unidades que voy a consumir.

El color del interior de la croqueta depende de la variedad de seta que usemos.

Espero que os animéis a hacerlas, aunque no os voy a engañar: ésta es de esas recetas que dan trabajo, así que si no estás acostumbrado a pasar más rato en la cocina que el necesario para comer o estás pensando en lanzarte al mundo de la gastro, no empieces por ésta… ¡me odiarías toda tu vida!

Música: Enjoy the Silence, de Depeche Mode


No hay comentarios:

Publicar un comentario